Nuestros mayores se merecen más​


En esta crisis político sanitaria, sabíamos desde el principio que las personas mayores eran las más vulnerables al virus y las que más mortalidad sufrían. Sin embargo,

  • Obligaron a la policía a coaccionar y multar a los ciudadanos, en lugar de emplearlos para dar protección y asistencia a los ancianos.

  • Además, emplearon a los bomberos y al ejército para aplicar fumigaciones absurdas e inútiles, en lugar de dar soporte y cuidados a los ancianos.

  • Aislaron a los ancianos en sus casas, los aterrorizaron.

  • Negaron la asistencia a los ancianos que estaban en sus domicilios y en residencias, sin el mínimo y básico contacto, sin un tratamiento ni siquiera sintomático.

  • Se negaron a hacer pruebas diagnósticas hasta que fue muy tarde.

  • No protegieron al personal sanitario y de ayuda social, que pudieron ser vectores perfectos del contagio.

  • Se negaron tratamientos caseros posibles, eficaces y eficientes como:

  • Infusiones y comprimidos de artemisia​

  • Clorito de sodio y dióxido de cloro

  • Vitamina C en altas dosis

  • Alimentación, higiene y ejercicio.

  • Se impusieron tratamientos experimentales sin el consentimiento de los ancianos, jugando con sus vidas.​

  • Se negó la evidencia de que la mortalidad estaba relacionada con la vacuna de la gripe y se insiste en vacunar a los ancianos este año, a pesar del riesgo evidente.

  • Se les negó tratamiento por una cuestión de edad, por criterios políticos y no médicos y se establecieron protocolos para desconectarlos del tratamiento.

  • No solo se les negó un tratamiento respiratorio, sino que se indicó el empleo de eutanasia activa involuntaria.

  • Se incineró a los ancianos sin contar con su consentimiento, sin importar los sentimientos religiosos de ellos o de sus familias. En muchos casos se entregaron a los familiares cenizas de no se sabe qué.

Ahora nos encontramos con unos 30.000 ancianos muertos y ni una sola explicación ni del Gobierno, ni de la oposición, ni del Ministerio de Sanidad, ni del Comité de expertos ni de la inútil Organización Médica Colegial, que mientras veía aplicar eutanasia, no dijo nada a sus colegiados para evitarlo.
Y algún político ha pensado que la mejor forma de atender a los ancianos es  preparar una vacunación masiva de ancianos contra la gripe, adelantando la campaña pero eso si, sin garantizar la eficacia de la vacuna (mínima, probablemente no llega al 3%), sin garantizar la seguridad (no se ha hecho ni una prueba válida de seguridad con las vacunas de la gripe -doble ciego randomizado con placebo-, y sin verificar la seguridad y efectos adversos del uso del Polisorbato y del escualeno como adyuvantes entre otros.
Nuestros ancianos se merecen más.
Se merecen un respeto y se merecen un cuidado.
Necesitamos tu colaboración para proteger a los ancianos y evitar el genocidio que se está cometiendo con ellos bajo un programa de atención que no deja de ser una eutanasia sistemática.
Firma el formulario que se encuentra junto a este escrito y colabora.
Este genocidio lo paramos entre todos!

VE A NUESTRA PÁGINA: https://www.scabelum.com/nuestros-mayores

DONA CONTRA ESTRA TRAICIÓN
0 vistas

TELEGRAM y Whatsapp

(envía un mensaje antes de llamar)

638066343

E-MAIL

acus@scabelum.com

Para enviar archivos o información personal

scabelum@gmail.com

Captura de pantalla 2020-04-15 a las 16.