top of page

ONCOPOLÍTICA (CÁNCER)

Actualizado: 24 mar


Si no se conoce una enfermedad, no se puede poner cura.

En esta época histérica postpandémica acostumbra a verse espasmódicas , espásticas y hasta epilépticas reacciones sociales contra cualquier cosa.

Cualquier excusa es buena para desahogar la ira interna.

El tratado de pandemias, la amnistía, el grafeno o el tabaco en las terrazas, los abusos de la Iglesia o las cacerías del rey y de la reina, todo vale para alimentar las emociones del pueblo: “Pan y circo”.

Los gobiernos enfermos se suceden sin solución de continuidad con distintos enfermos gobernantes transmitiendo distintas enfermedades sociales.

Pero tras sucesivos Gobiernos, lo cierto es que la realidad no cambia. Sustancialmente, los programas, “la agenda” sigue siendo la misma y avanza inexorablemente hacia una realidad sobre la que los ciudadanos no tienen control. Así tenemos que no importa quien gobierne,

  • La deuda se dispara,

  • Las políticas contra la vida se implantan: el aborto, la eutanasia, la esterilización, el diagnostico tratamiento e internamiento involuntario y la tutela administrativa forzosa de niños, incapaces y ancianos.

  • El estado policial se consuma: Se legaliza la denuncia falsa, la detención ilegal, el allanamiento de morada

  • Los poderes se conectan y fusionan: No existe separación entre ejecutivo, legislativo y judicial pero tampoco en las instituciones guardianas como la jefatura del estado, el defensor del pueblo o el Tribunal de Cuentas

  • La cultura y la prensa se convierten en el cuenta cuentos

  • El dinero, el crédito y la banca, se han convertido en un sistema de racionamiento y de control social.

  • Los derechos se vuelven obligaciones: La salud, la educación, la propiedad privada, la intimidad, ya no son derechos sino obligaciones.

  • El ser humano y las familias se convierten en animales mostrencos: con libertad aparente pero sin autonomía

  • La propiedad privada se diluye entre la voracidad extractiva del Gobierno y unos impuestos cada vez más confiscatorios.

  • Los recursos naturales y energéticos están bajo control del fascio-comunismo

  • Y la sociedad se estratifica en castas: Políticos y élites extractivas, altos funcionarios, funcionarios, civiles y parias bajo subvenciones.

En definitiva, un nuevo modelo de contrato social se impone mediante un control absoluto del ciudadano y la absoluta arbitrariedad de los poderes, en un nuevo despotismo tecnológico: todo para el pueblo pero sin el pueblo.


En esta tragedia que vivimos, poco importa cambiar al Gobierno, pues la enfermedad social se ha extendido hasta el extremo de ver a la inmensa mayoría social reclamando más y más despotismo de líderes que no son más que peleles manejados por la agenda.

Y todo persiste porque bajo el gobierno, se ha construido una maquinaria administrativa, una legión de funcionarios sin coraje, sin corazón y sin cerebro cuya misión es conseguir su cebo cada mes, con el menor esfuerzo y riesgo posible.

El sistema, año tras año crece y se metastatiza, como un cáncer que sabe, que no puede crecer ilimitadamente y que terminará con la vida del hospedador y con la suya propia. Pero el cáncer no piensa. El cáncer no quiere pensar. A veces el hospedador, sigue adicto a las circunstancias que le han llevado a padecer cáncer.

La Administración, como un cáncer que consume todos los recursos del cuerpo, crece, crece y crece sin parar. Cada año, más ministerios, más programas, más funcionarios, más control. No falta cada año una marea blanca, verde, negra que reclame menos recortes y más recursos, más vigilancia y más mano dura contra el ciudadano desobediente... y el tumor crece y crece y crece sin parar.

No existe en la historia de la humanidad, un episodio en el que un alto cargo de la administración, lo haya hecho tan bien que pida al Gobierno menos presupuesto o que haya solicitado el cierre de un departamento o programa. Todo programa se mantiene y crece año tras año. Cuando desaparece un programa es solo para alimentar otro paralelo. Y aquí es donde está uno de los grandes problemas.


Os pongo unos ejemplos:

1) Zutanita es soltera y drogadicta, vive en condiciones infrahumanas y acaba de parir. Los Servicios Sociales que venían vigilando de cerca a Zutanita, no lograron convencerla de que abortase, pero mediante promesa de ayudas la “acompañaron” hasta el parto. El bebé no recibió un azote para comenzar a respirar, no importaba una mierda si respiraba o no, porque directamente fue separado de su madre para recluirlo en una cuna de metacrilato de la que solo saldrá para tomar un biberón de leche industrial. Al mes de reclusión, le sucede la acogida residencial en un “piso cuna”. La Administración no quiere ni sabe mantener un “piso cuna” y se lo encarga a un colega de un alto funcionario que ha creado una fundación benéfica. Todo queda en familia. Este colega se encarga de montar el piso y poner todos los medios pero... un piso con una cuna, no es rentable ni viable... y debe haber entre cuatro y ocho cunas para que se pueda mantener en funcionamiento. Con una cuna... sale muy caro. “Jiuston... tenemos un problema”: solo tenemos a la hija de Zutanita y al hijo de Melanito. “Necesitamos rellenos”. Y así se enciende la maquinaria de capturar niños que sin necesitar ser separados de sus padres, son la carne fresca con la que se rellenan las casas cuna -centros residenciales, centros de menores, etc.- para hacerlas viables en un negocio milmillonario en España. El Estado puede criar a niños y hemos salvado a unos bebés de tener una familia indecente!


2) Si gestionas un hospital psiquiátrico con 100 camas, tendrás 100 camas ocupadas de continuo. Cada vez que des de alta a un paciente, deberás capturar a otro con la excusa que sea. Cada vez que tienes un caso grave que ingresar, deberás dar de alta a otro paciente, independientemente de que sea bueno para el paciente o no. Si tienes que hacer obras en el hospital, deberás dar de alta a 50 pacientes de golpe y mientras duren las obras, “no necesitarás” ingresar a nadie. Si por el contrario, al responsable le interesa llegar a un acuerdo con un constructor para construir un hospital con el doble de camas, mantendrás el centro saturado y negarás el ingreso a los pacientes más violentos por efecto de las drogas psiquiátricas... Saldrá en los periódicos durante una semana: “paciente psiquiátrico -hasta las trancas de drogas psiquiátricas- asesina a su compañero de piso con una motosierra”. La maquinaria del astroturfing se pondrá en marcha y nos inundarán de manifestaciones “no a los recortes”, “necesitamos más medios”, “necesitamos una política más seria en materia de Salud Mental”, “los enfermos mentales son peligrosos”, “las drogas psiquiátricas son nuestra única esperanza”. Y gracias a eso tendremos un nuevo hospital psiquiátrico que habrá costado su peso en hormigón del bueno con 200 relucientes camas que se llenarán rigurosamente bajo el mismo protocolo, con pacientes que necesitan cuidados y pacientes solo para rellenar. Con nuestros dardos tranquilizantes de efecto retardado, hemos protegido a la sociedad de los locos sueltos!


3) Si tienes una unidad de policía dentro de la Unidad Central de Investigación que se dedica a controlar sectas, poco importa que haya sectas o no, que sean peligrosas o no, pues deberán justificar el presupuesto y los medios “capturando” sectas imaginarias. El castigo por no “capturar” suficientes sectas, es la reducción del presupuesto y el personal adscrito a las sectas. Hay que buscar sec tas como sea, hay que inventárselas. Si es necesario nos inventamos una nueva modalidad de secta “las criptosectas que comercian con cibermonedas y el diablo del blockchain...” Sería un chiste, si no fuese real. Y entonces nos inventamos una secta y desplazamos hasta un pueblo Córdoba a 10 agentes de policía, con perros, drones, sistemas de escucha y buenas porras para tumbar puertas; entramos como elefantes en una cacharrería; rompemos todo y tiramos todo al suelo buscando herramientas de subversión, drogas, dinero negro o estampitas de San Abalorio; detenemos a los supuestos líderes de una secta destructiva; citamos a los miembros de la secta como “víctimas” y mediante coacciones les hacemos confesar que han sido engañados, manipulados y robados; decoramos su declaración para “acreditar”:

1. Delito contra los trabajadores,

2. Asociación ilícita,

3. Coacciones,

4. Daños,

5. Delito fiscal,

6. Delito contra la salud pública,

7. Estafa

8. … violación, abuso sexual, abuso de menores...

Todo saldrá convenientemente adornado en los medios, mostrando a los agentes de paisano con sus lustrosas pistolas y sus relucientes placas colgadas al cuello con cadenas de váter:

9. ¡Hemos salvado a la humanidad de una secta peligrosa!


4) Si gestionas la educación de una provincia y bajo presupuesto, necesitas hacer lo siguiente:

1. Criminalizar a la enseñanza privada para que no se pueda comparar el resultado de una enseñanza y la estatalizada. “regalan los títulos”, “la enseñanza no es de calidad ni inclusiva”, “Solo atienden a niños de papá”

2. Limitar el margen de libertad de la enseñanza concertada para que la diferencia esté determinada por la cantidad de medios. Sabes que la enseñanza concertada nunca tendrá ni el presupuesto ni los medios de una enseñanza pública.

3. Mantener en la enseñanza el principio de autoridad y de arbitrariedad del funcionario docente: el problema siempre es el alumno.

4. Establecer una relación asimétrica entre alumnos y profesores. El alumno siempre debe obedecer y ante cualquier problema, los alumnos tienen la culpa.

5. Mantener cupos de suspensos. Hay que prohibir el aprobado general. Si es posible hay que mantener una cantidad constante de suspensos. Hay que suspender para acceder a más medios y más presupuestos, más personal de refuerzo.

6. Hay que convertir la enseñanza en una obligación de alumnos y padres. Los profesores siempre serán las víctimas inocentes.

7. Hay que mantener la premisa de que el alumno es peligroso o está en riesgo. Hay que examinarlo, analizarlo e intervenir sobre su vida íntima.

8. Si el negocio no es suficiente, los profesores deben imponer un criterio en la compra del material escolar. Si no podemos conseguir que los padres compren cada año los libros actualizados, se los “regalamos” obligando a pagar los libros a través de impuestos.

9. De la misma manera que el otras áreas económicas el éxito es un mal negocio (“curar a un paciente es perder a un cliente”), es necesario mantener el sistema educativo en un constante fracaso que permita mantener el negocio y seleccionar a las “élites” del futuro. En este caso, hay estudiantes que no consiguen superar los niveles educativos y hay alumnos fracasados de relleno, pero que si aprueba la mayoría, nos quedamos sin negocio.



Podríamos poner más ejemplos en cada una de las áreas económicas de nuestra vida. Las Administraciones encuentran siempre una manera de encontrar problemas donde no los hay, retrasar las soluciones y conseguir que todo ello nos salga lo más caro posible.


Y así los servicios púbicos van creciendo en tamaño, el prestaciones y en fracasos, de manera implacable, para ruina de los ciudadanos, porque no es un sistema pensado para prestar servicios a los ciudadanos, sino para mantener y aumentar la corrupción.


La población no se da cuenta de que la mayoría de las noticias y debates que surgen en los medios de comunicación, están diseñados para crear adicción y complicidad con el sistema de corrupción y que nos mostremos dependientes y agradecidos por lo que el estado nos da y por que el estado impida nuestra libertad de elegir.

544 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 Comments


Con todas sus metástasis por todo el territorio . Con de sus 19 metástasis autonómicos , sus 41 diputaciones , y sus 36.682 municipios .

Like

Más que un abogado, pareces un fotógrafo...

La imagen que has descrito es la triste realidad de nuestro país y, probablemente, de la mayor parte de los países del mundo. Parece sacado de una pesadilla, pero la pirámide social invertida es la enseñarán (¿eso lo "enseñan" hoy en día?) en las escuelas hoy día. Mientras tanto seguimos cargándonos de más y más funcionarios inútiles (para el pueblo) y de más y más burocracia que solo ralentiza el funcionamiento del país. Es muy bonito ver las cifras del paro en las que una grandísima cantidad de empleados cobran de las arcas del estado que solo llenan un puñado de empresas y autónomos cada vez más ahogados y agonizantes...

No hay espacio…

Like
bottom of page