top of page

Psiquiatría infanto juvenil: un caso clínico a modo de ejemplo.

Actualizado: 26 mar


La psiquiatría va invadiendo nuestras vidas de manera insidiosa. Pero especialmente están en riesgo los menores, los discapaces y los ancianos, a los que se trata como medio de enriquecimiento y control social.


Caso clínico real.

  1. Enrique tiene 15 años. Lo han separado de su madre soltera por una acusación de violencia doméstica. La madre es soltera y cuida de sus tres hijos de 15, 10 y 6 años. El único caso de violencia fue abofetear a su hijo menor.

  2. Le retiran la custodia de los menores con la excusa de violencia crónica y le animan a no recurrir y a mantenerse en un "perfil bajo". Así pasan 7 meses sin hacer nada ni protestar.

  3. Los Servicios Sociales alojan a los menores en un centro de acogida.

  4. Los Servicios Sociales sostienen y mantienen una medida de alejamiento contra la madre e impiden cualquier tipo de visita o llamada durante todo este tiempo.

  5. Los Servicios Sociales localizan a la pareja de la madre y le dicen que si denuncia la violencia, le entregarán a los menores y que si no denuncia, no los volverá a ver.

  6. Los Servicios Sociales emiten informe en el que reflejan que los menores "no quieren ver a su madre".

  7. Un miembro de la familia extensa (tío) desecha acoger a los menores, pero no acceden porque tiene 65 años.

  8. Se plantean entregar a los menores a una familia de acogida española y al mayor internarlo en un centro de menores, separándo a los tres hermanos.

  9. El hermano mayor, se niega a que sean separados y solicita que todos sean entregados a su tío. Dice que si no le hacen caso, se suicidará.

  10. Los Servicios Sociales lo llevan al psiquiatra.

  11. En la entrevista va el menor, con la educadora. El menor, siguiendo instrucciones de su letrado, ha grabado toda la consulta.

    1. Antes de la entrevista se aprecia familiaridad y complicidad entre la educadora y el psiquiatra. No debe ser ni la primera ni la única vez que ambos coinciden.

    2. Ni la educadora ni el psiquiatra le explican los derechos del menor.

      1. Tiene derecho a entrar solo o acompañado, a estar acompañado por una persona de confianza.

      2. Tiene derecho aque la educadora no esté presente.

      3. Tiene derecho a saber por qué se le va a explorar y qué consecuencias puede tener la exploración.

      4. Tiene derecho a no ser explorado, a no dar explicaciones y a no contestar preguntas pues no existe una modalidad de exploración involuntaria.

      5. Tiene derecho a expresarse libremente y a hacer preguntas y que las preguntas y las respuestas consten en el informe.

      6. Tiene derecho a conocer el resultado del informe y enmendarlo si no refleja fielmente lo que el paciente ha dicho

    3. La escucha activa por parte del psiquiatra está ausente

    4. El trabajo del psiquiatra se centra en es convencer de que necesita medicación y que debe entender y asumir la situación.

    5. Advierte el menor de que mintieron en un informe de que los menores no querían ver a su madre. Eso es falso. Advierte de que invitaron a su padrastro de que si denunciaba a al madre, le entregaban a los niños. Se niegan a escucharle.

    6. El acoso al menor es total:

      1. "Estás muy alterado" "estás muy desquiciado"

      2. "La medicación es para que vivas esto un poco más tranquilo"

      3. "te puedes enfadar lo que tu quieras" "Da igual lo que hagas" "No depende de ti"

      4. "puedes conseguir que ni siquiera te dejen ver a tus hermanas si estás descontrolado"

      5. "aunque te pongas así, nada va a cambiar"

      6. "¿No te gustaría tener algo que puedas tomar de vez en cuando para estar más tranquilo?"

      7. "te prometo, pruébalo un mes lo que te voy a dar, y me vas a agradecer que te lo haya dado"

      8. "si quieres pensar en un responsable, piensa en tu madre que no ha sido capaz de cuidar de sus hijos" "sabes que ha hecho cosas bien y otras mal" "es una mierda grande lo que ha hecho"

      9. "es para que la tomes cuando la necesites" "es algo que debes tomar a diario" "Es fluoxetina que te va a ayudar a que controles la ira"

    7. La fluoxetina está indicada para:

      1. Adultos:

        1. Episodios depresivos mayores

        2. Trastorno obsesivo-compulsivo.

        3. Bulimia nerviosa: Fluoxetina está indicado como complemento a la psicoterapia para la reducción de los atracones y las purgas.

      2. Niños a partir de los 8 años y adolescentes:

        1. Para episodios depresivos de moderados a graves, si no hay respuesta a la terapia psicológica después de 4 a 6 sesiones. El tratamiento antidepresivo debe ofrecerse a los niños o jóvenes con depresión moderada a severa sólo en combinación con una terapia psicológica concurrente.

      3. Estaría proporcionando drogas psiquiátricas para una indicación no permitida en la ficha técnica, por lo que es un comportamiento ilegal, sancionable disciplinariamente y administrativamente por contravenir la Ley de Uso racional de Medicamentos. especialmente peligroso es recetar fluoxetina a un menor con avisos de suicidio o problemas para controlar los impulsos.

      4. Está sometiendo al menor a un riesgo que le oculta en la consulta.

        1. ADICCIÓN: Síntomas de retirada al interrumpir el tratamiento con fluoxetina: Se debe evitar la interrupción abrupta del tratamiento. Cuando se interrumpe el tratamiento con fluoxetina la dosis debe ser reducida gradualmente durante un periodo de cómo mínimo de una a dos semanas con el fin de reducir el riesgo de aparición de síntomas de retirada (ver secciones 4.4 y 4.8). Si tras reducir la dosis o la interrupción del tratamiento aparecieran síntomas intolerables, deberá considerarse el reanudar la dosis prescrita anteriormente. Posteriormente el médico podrá continuar disminuyendo la dosis, pero más gradualmente. Síntomas de retirada tras la interrupción del tratamiento con ISRS. Los síntomas de retirada cuando se interrumpe el tratamiento son frecuentes, especialmente cuando el tratamiento se interrumpe de forma abrupta (ver sección 4.8). En los ensayos clínicos los acontecimientos adversos observados al interrumpir el tratamiento tuvieron lugar en aproximadamente un 60% de pacientes en ambos grupos, el de fluoxetina y el de placebo. De estos efectos adversos, el 17% del grupo de fluoxetina y el 12% del grupo del placebo fueron de índole grave. El riesgo de aparición de los síntomas retirada puede depender de varios factores, incluyendo la duración y la dosis de tratamiento y del patrón de reducción de la dosis. Mareos, alteraciones sensoriales (incluyendo parestesia), trastornos del sueño (incluyendo insomnio y sueños intensos), astenia, agitación o ansiedad, náuseas y/o vómitos, temblores y dolor de cabeza son las reacciones más comúnmente notificadas. Generalmente, estos síntomas son de naturaleza leve a moderada, sin embargo, en algunos pacientes pueden ser graves en cuanto a intensidad. Los síntomas de retirada suelen aparecer en los primeros días tras la discontinuación del tratamiento. Generalmente estos síntomas son autolimitados y suelen desaparecer en dos semanas, si bien en algunos pacientes pueden tener una duración más prolongada (2-3 meses o más). Se aconseja por lo tanto que la dosis de fluoxetina se disminuya gradualmente a lo largo de un periodo de cómo mínimo de una a dos semanas cuando se discontinúe el tratamiento, de acuerdo con las necesidades del paciente (ver “Síntomas de retirada al interrumpir el tratamiento con fluoxetina”, sección 4.2).

        2. ADVERTENCIAS EN FICHA TÉCNICA: Población pediátrica - niños y adolescentes menores de 18 años: Los comportamientos suicidas (intentos de suicidio e ideas de suicidio), y la hostilidad (predominantemente agresión, comportamiento de confrontación e irritación) fueron observados con más frecuencia en ensayos clínicos con niños y adolescentes tratados con antidepresivos frente a aquellos tratados con placebo. Fluoxetina sólo se deberá utilizar en niños y adolescentes de 8 a 18 años para el tratamiento de episodios depresivos de moderados a graves y no deberá ser usado en otras indicaciones en este grupo de edad. No obstante, si se adoptase la decisión de efectuar el tratamiento, en base a la necesidad clínica, deberá supervisarse cuidadosamente en el paciente la aparición de síntomas de ideación suicida. Además, existen datos limitados sobre la seguridad a largo plazo en niños y adolescentes en relación al crecimiento, la maduración sexual y el desarrollo cognitivo y conductual (ver sección 5.3). En un ensayo clínico de 19 semanas de duración se observó una disminución en la ganancia de altura y peso en niños y adolescentes tratados con fluoxetina (ver sección 5.1). No se ha establecido si hay efecto en alcanzar la talla normal adulta. No se puede descartar la posibilidad de un retraso en la pubertad (ver secciones 5.3 y 4.8). Deberá por lo tanto hacerse un seguimiento del crecimiento y del desarrollo puberal (talla, peso y grados de TANNER) durante y después del tratamiento con fluoxetina. Si cualquiera de ellos está disminuido se deberá considerar el consultar a un pediatra. En ensayos clínicos pediátricos se notificaron con frecuencia manía e hipomanía (ver sección 4.8). Por lo tanto, se recomienda hacer un seguimiento regular sobre la aparición de manía/hipomanía. Se debe discontinuar el tratamiento con fluoxetina si el paciente entra en una fase maníaca. Es importante que el médico prescriptor discuta cuidadosamente con el niño/joven y/o sus padres los riesgos y beneficios del tratamiento.

        3. Suicidio / pensamientos suicidas o empeoramiento clínico: La depresión está asociada con un riesgo incrementado de pensamientos suicidas, autolesión y suicidio (acontecimientos relacionados con el suicidio). Este riesgo persiste hasta que tiene lugar una remisión significativa. Puesto que dicha mejoría puede no tener lugar durante las primeras semanas o más de tratamiento, se debe hacer un cuidadoso seguimiento de los pacientes hasta que dicha mejoría se produzca. Según la experiencia clínica general el riesgo de suicidio puede aumentar en las primeras etapas de la recuperación. Otras alteraciones psiquiátricas para las que se prescribe fluoxetina pueden también asociarse con un mayor riesgo de acontecimientos relacionados con el suicidio. Además, estas enfermedades pueden ser comórbidas al trastorno depresivo mayor. Las mismas precauciones consideradas al tratar pacientes con trastorno depresivo mayor deben por tanto considerarse cuando se esté tratando a pacientes con otros trastornos psiquiátricos. Se sabe que los pacientes con antecedentes de acontecimientos relacionados con el suicidio o aquéllos que presenten un grado significativo de ideación suicida antes de iniciar el tratamiento tienen un mayor riesgo de pensamientos o intentos suicidas, con lo cual debe hacerse un cuidadoso seguimiento durante el tratamiento. Un meta-análisis de ensayos clínicos controlados con placebo de medicamentos antidepresivos en pacientes adultos con trastornos psiquiátricos mostró un riesgo incrementado en el comportamiento suicida con antidepresivos comparado con placebo en pacientes menores de 25 años. Una supervisión estrecha de los pacientes y en particular de aquellos que presentan alto riesgo, debe acompañarse a la terapia farmacológica especialmente en el tratamiento temprano y durante posteriores cambios de dosis. Los pacientes (y los cuidadores de los pacientes) deben ser alertados de la necesidad de controlar cualquier empeoramiento clínico, comportamiento o pensamientos suicidas y cambios inusuales del comportamiento y buscar inmediatamente asesoramiento médico si estos síntomas aparecen. Descripción de determinadas reacciones adversas Suicidio/ pensamiento suicidas o empeoramiento clínico. Se han notificado casos de ideación suicida y comportamiento suicida durante el tratamiento con fluoxetina o poco después de la interrupción del tratamiento (ver sección 4.4)

        4. La Asociación Española de Pediatría, publica en su página web indicaciones no autorizadas, lo que contraviene la Ley de Uso Racional de Medicamentos haciendo publicidad ilegal de un medicamento fuera de indicaciones autorizadas. Concretamente, hace indicaciones en:

          1. Tratamiento del trastorno depresivo de moderado a grave, si no hay respuesta a la terapia psicológica después de 4 a 6 sesiones en niños >8 años (A). El tratamiento antidepresivo debe ofrecerse a los niños o jóvenes con depresión de moderada o severa solo en combinación con una terapia psicológica concurrente.

          2. Tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo (E: off-label). En EE. UU. su uso en esta indicación está autorizado en >7 años).

          3. Tratamiento de fobias y ataques de pánico (E: off-label).

          4. Tratamiento de la bulimia nerviosa (E: off-label).

          5. Tratamiento de la agorafobia (E: off-label).

          6. Tratamiento de la disforia premenstrual (E: off-label).

          7. Tratamiento de ansiedad o mutismo selectivo asociado a desórdenes del espectro del autismo (E: off-label).

      5. El objetivo de la consulta, no es claramente el bienestar del menor, sino psiquiatrizarlo y neutralizarlo para que no pueda ejercer sus derechos ni proteger a sus hermanos. Una vez que se hace un diagnóstico psiquiátrico a un menor, se le resta capacidad. Una vez que un menor es drogado, es muy vulnerable a las provocaciones al objeto de aumentar dosis provocar agresicidad y "mejorar" el ingreso y la privación de derechos.

      6. La fluoxetina se emplea a modo de CONTENCIÓN QUÍMICA, por cuanto un menor con fluoxetina es un menor sin capacidad para defenderse y pasa a la categoría de "menor con problemas de comportamiento". Una vez medicado y gracias a los síntomas que produce la medicación, es fácil hacer pasar a un menor con fluoxetina por un pacientne bipolar o con un trastorno delitante o esquizoide.

    8. El menor rechaza la medicación con insistente beligerancia. A pesar de ello, se le hace la receta y se le indica a la educadora que lo debe tomar un mes y volver a consulta pasado un mes.

  12. No se escucha al menor ni se le informa de nada más. Fin de la consulta.

  13. El menor está tomando la medicación prescrita. Es decir, se le esta sometiendo a un riesgo efectivo inaceptable.


Análisis jurídico:

Los "cuidados" recibidos por el menor son lesivos de su propio derecho. El caso de la educadora se trata de un incumplimiento grave de las obligaciones inherentes a la guarda.

En el caso del psiquiatra hay infracciones graves deontológicas y en cuanto al uso racional de medicamentos.

En el caso de la educadora y el psiquiatra, ambos están incumpliendo sus deberes como miembros de una organización de asistencia a menores, en virtud de lo establecido en la Convención de Derechos del Niño, especialmente en lo estipulado en las Observaciones Generales:

  1. Observación General 4: La salud y el desarrollo de los adolescentes en el contexto de la Convención sobre los Derechos del Niño” (2003).

  2. Observación General 5: Medidas generales de aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño (artículos 4 y 42 y párrafo 6 del artículo 44) (2003).

  3. Observación General 7: Realización de los derechos del niño en la primera infancia (2005).

  4. Observación General 12: El derecho del niño a ser escuchado (2009).

  5. Observación General 14: El principio del interés superior (2013).

  6. Observación General 15: El derecho del niño al disfrute del más alto nivel posible de salud (artículo 24) (2013).

También se incumplen los Drerechos Fundamentales reconocidos por la Constitución Española especialmente el art 14 a la no discriminación, el 15 a la integridad, el 18 a la intimidad y el 39 a la familia.

Todo ello además, relacionado con el art 41 de la Carta Europea de Derechos Fundamentales en relación a la Buena Administración y arts 9, 103 y 106 de la Constitución Española.



¿Cuando la Administración protege a los niños, quién protege a los niños de la Administración?

La respuesta es la Fiscalía, pero que obscenamente pretende desconocer la legalidad ordinaria y constitucional en materia de protección de menores y elude sus funciones de control y supervisión del funcionamiento de centros públicos de protección de menores en virtud de la Circular de la FGE 8/2011.

523 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

4 Comments


Qué barbaridad: una historia de terror vivida por un adolescente y una forma de solucionar problemas draconiana y coercitiva que no solo no resuelve nada sino que perjudica a todos los miembros de la familia, adulta y niña y pone en riesgo la vida de un adolescente que parece el más cuerdo.

La periódica falsedad documental, negligencia y error de conceptos por parte de esbirros de los servicios sociales vuelve a demostrar la sociedad demencial de la que formamos parte. Nos dirigen psicópatas sin escrúpulos

Like

Putos psicópatas traficantes de drogas, legales pero drogas.

Los funcionarios que no amaban a los niños. A por ellos Luís!!

Like

Me recuerda a un video que explicaba como funciona el Sistema de Tutelas en Noruega.

Ahí y que aquí también tienen todo un sistema de Asistencia al Menor que viene a ser una organización en la cual participan: asistentes sociales, maestros, médicos, psiquiatras, trabajadores de centros y finalmente los "adoptadores", todos ellos cobrando. NEGOCIO.

Like
Replying to

Y en este negocio participan todos , de todos los colores politicos " PP$O€CIUPOD€VOX".

Like
bottom of page