¿Se podría vacunar por Real Decreto?


Torra ha cumplido su amenaza y se comporta como un chico mal criado y en contra de lo dictado por la juez de instrucción n° 1 de Lleida, hace una ley a su medida.

Torra no se equivoca y como si fuese un Señor medieval, hace de su real antojo una obligación para todos.

Y así el 14 de julio de 2020 dicta un Real Decreto por el que se inventa una nueva norma en el juego.

Cuando el Gobierno español decretó el estado de alarma subvirtiendo criminalmente el orden constitucional con el apoyo incondicional de todos los grupos parlamentarios sin excepción, se olvidaron de las leyes de salud pública que eran suficientes para combatir cualquier pandemia y mantener las garantías constitucionales.

Satisfechos por lo conseguido, sin demasiada oposición de la población y con la complicidad del tribunal Supremo, del constitucional y de los defensores del pueblo vendidos todos al plan totalitario globalistas a través de una indemostrada y eugenésica pandemia, lanzaron un Real Decreto para una "Nueva Normalidad" y al amparo de ese esperpento social viene plagándose el país de normas fruto de la ocurrencia de los dictador sueños regionales.

El Real Decreto de la nueva normalidad que omite de nuevo la obediencia a las normas básicas de derecho y de salud pública es ampliado por Torra con esta nueva ocurrencia totalitaria donde la "Salud Pública" supera cualquier precepto constitucional.

Tenemos por tanto una nueva Constitución que tiene un solo artículo:

Artículo 1. Cualquier gobernante podrá imponer cualquier medida por opaca, caprichosa o abyecta que sea con solo mencionar las palabras Salud Pública, sin necesidad de demostrar a los ciudadanos la necesidad objetiva de dichas medidas, sin aportar documento fiable alguno, sin contradicción de partes y sin derecho a recursos o garantías reales y eficaces.

Los ciudadanos no podrán criticar las medidas sin ser censurados y tachados de criminales.

Los tribunales no podrán cuestionar las medidas ni aportar garantías a los ciudadanos.

Así lo firma Su Majestad Torra.


Pero el chiste no termina ahí.

Mañana Torra, podría decidir que lo único que puede sacarnos de esta pandemia es la vacunación masiva de niños adultos y ancianos y que a pesar de utilizarse vacunas experimentales de efectos impredecibles, por el bien Supremo de la Salud Pública conviene sacrificar a unos pocos -que morirán o quedarán lisiados de por vida- por el bien general de la Salud Pública.

Pasado mañana se le puede ocurrir que los ancianos son transmisores denla enfermedad y una carga para la Salud Pública, culpables de que no se pueda "aplanar la curva" que deja en ridículo el sistema sanitario y que es necesario "mejorar su confor" sedandoles y enviándolos a otro barrio (esto creo que ya lo hicieron...).

Y el día después de mañana se les puede ocurrir la quimioterapia preventiva o el aborto selectivo o la esterilización forzada y acabar con todas las enfermedades infantiles de un plumazo... Por el derecho a la "Salud Pública".


El truco es claro y lo han aprendido tan bien que merece advertirlo:

Para que un gobernante pueda hacer lo que le dé la gana tan solo tiene que inventarse una pandemia, o dejar morir a unos miles de ancianos, o inyectar un veneno a la fuerza o esparcir un germen de laboratorio.


Tachan!


0 vistas

TELEGRAM y Whatsapp

(envía un mensaje antes de llamar)

638066343

E-MAIL

acus@scabelum.com

Para enviar archivos o información personal

scabelum@gmail.com

Captura de pantalla 2020-04-15 a las 16.