top of page

LAS EMOCIONES COMO ALIMENTO


En la película “Monstruos SA” se cuenta la historia de un mundo en el que la energía se obtiene a través del miedo y los gritos de los niños. El mundo funciona con una inusitada normalidad donde cada uno ejerce su función y todo está bajo control. Como fábula y como estética deja mucho que desear y el planteamiento es simplón y ñoño, y como siempre, inyecta ideología barata.

Pero como idea o como metáfora no está mal.


Hoy el mundo se mueve alimentado por emociones negativas. El Gobierno tiene sometida a la población a través del odio y del miedo. El odio a la ultraderecha y la derecha a la que solo le importan los ricos y el miedo a la derecha y la ultraderecha que quieren acabar con el estado del bienestar. La “derecha”, o ese socialismo de derechas con dorados y brillos, se alimenta del odio a -los otros- socialistas y su componente terrorista y el miedo a la invasión racial y cultural. Por otra parte la “disidencia” “antiglobalista”, vive con el odio al globalismo del status quo y con un miedo polifacético que todo lo abarca a los chemtrails, las vacunas, posibles probables futuras leyes, etc.


Cada uno extrae las emociones negativas del nicho que tiene conquistado y todo funciona bien engrasado: Gobierno, oposición y disidencia, mantienen cautiva a una población bajo una sobredosis de emociones negativas.

Odio, miedo, asco, tristeza, e incluso todo junto -paranoia- van conduciendo a la sociedad al perpetuo abismo de la falta de lógica y razón.

No hay película que no transmita esas emociones. No hay telediario, documental o programa de entretenimiento que no aproveche la oportunidad. No hay red social que no muestre lo peor y más descontrolado del ser humano mediante excesos verbales y pseudointelectuales.


En un mundo donde existe la posibilidad de denunciar el odio, poco falta para que sea posible denunciar la tristeza, el asco o el miedo. Reíros... pero llegará a través de la exigencia de lo políticamente correcto, esa dictadura intelectual que se va instalando y que hace creer que el ser humano debe estar a salvo de sus propias emociones por el imperio de la ley. No hay nada más abyecto y antijurídico, que criminalizar a una persona por las emociones de otros, pero a ese nivel social hemos llegado, que si alguien dice que hay que acabar con los charlatanes o negacionistas, hay gente que se siente víctima porque se identifica como charlatán o negacionista. Algún día alguien amenazará a los imbéciles y en menos que canta un gallo estoy seguro de que más de un paladín de la libertad, se lanzará a presentar querella por delito de odio y de ahí al Parlamento Europeo a defender de todos los imbéciles.


El mundo vive arrastrado por emociones, pasiones y pulsiones descontroladas que nada tienen que ver con la virtud y que mucho menos son parte de la solución o la esperanza de un mundo mejor. Aristóteles en su Ética a Nicómaco” describía el cultivo de la virtud como una obligación del ser humano para ser feliz. Desde Scabelum proponemos nuestra idea:

  • Desayunar con nuestra amiga Serendipia, y abrir los ojos para descubrir cada mañana los microscópicos e invisibles milagros de la vida.

  • Trabajar con nuestro compañero Estoico, y cultivar la templanza y la virtud de centrarse en uno mismo y no combatir a los demás.

  • Salir de paseo con nuestra vecina Metanoia, esforzándonos por transformar nuestro plomo en oro, olvidando la paranoia del día a día.

  • Cenar con nuestro colega Escéptico y entender que siempre hay que marcar una distancia entre lo que nos cuentan y lo que vemos, como única forma para entender la realidad.


Por cierto, estos personajes se llevan tan bien que han hecho parejas.

  • Serendipia siempre con ganas de descubrir, se ha liado con Escéptico, porque siempre hay que tener cuidado con lo que percibimos como real.

  • Por otro lado Metanoia, que siempre está en el esfuerzo de ser mejor persona, se ha echado como pareja a Estoico y se complementan divinamente y siguen el camino de mejorar, pero sin hacerse daño.

Creo que pronto se casarán...


El camino que proponemos no parece ni fácil ni sencillo, pero siguiéndolo conservaremos mucha más energía para ocuparnos de las cosas importantes de la vida y al menos no nos dirán que todo era mucho mejor sin nosotros. Si alguien os anima a seguir el camino de las emociones negativas, pensad en todo lo que tenéis que perder.


Feliz día.

542 visualizaciones7 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

7 Comments


gasparnou
gasparnou
May 20

Las pasiones, los sentimientos... abandonaron su territorio natural, aquello que fue campo de la religión. Los sicólogos intentaron cubrir el vacío y en ello están...

Desaparecido el espíritu en la humanidad "telecreyente" nace el problema que padecemos y que muy bien nos comunicas en tus vivencias personales.


El entretenimiento y el juego está asegurado. Aristóteles no tiene cabida.

Like

Muchas gracias por vuestro espíritu e incansable tesón

Like

Muchas gracias.

Me quedo con llevar a la práctica:

"Por cierto, estos personajes se llevan tan bien que han hecho parejas.

  • Serendipia siempre con ganas de descubrir, se ha liado con Escéptico, porque siempre hay que tener cuidado con lo que percibimos como real.

  • Por otro lado Metanoia, que siempre está en el esfuerzo de ser mejor persona, se ha echado como pareja a Estoico y se complementan divinamente y siguen el camino de mejorar, pero sin hacerse daño."

  • Muchísimas gracias

Like

"Si cada uno barriésemos delante de nuestra puerta... ¡ Que limpia estría la calle!"

Muy sensato lo expuesto, muchas gracias Luis.

Like

bottom of page