El Globalismo contra la Humanidad


EDITORIAL 3-11-20


Hoy son las elecciones en EEUU.

Estados Unidos ha sido siempre el objeto de desprecios y de admiración, pero lo que está resultando evidente desde los últimos 5 años, es que está siendo junto con Rusia, el foco de un cambio social.

La época de la emancipación de principios del Siglo XX, las guerras mundiales y el estado del bienestar asentado a finales del mismo siglo, engendraron un relativismo moral y un concepto de sociedad perverso basado en el estado absolutista.

Así, se disfrazó la convivencia en mera expresión política y se politizó absolutamente todo hasta el punto de que ya no cabe ni debate ni expresión ajena a la política.

Se disfrazó la convivencia fragmentando a la sociedad en derecha e izquierda y Casi nadie sabe por qué la derecha se llama derecha, ni por qué la izquierda se llama así.


Hoy son las elecciones en EEUU y definitivamente no se trata de unas eleciones que enfrenten a la derecha con la izquierda.

Se trata de unas eleciones que enfrentan a un partido llamado Republicano (conservador) con el partido Demócrata (“progresista” o liberal).

Lejos de esa aparente dicotomía que tampoco la gran mayoría sabe explicar -cómo un partido republicano puede ser conservador o de derechas-, lo cierto es que estas elecciones vienen a romper la costumbre de dividir a la población en derecha e izquierda.

Desde hace cinco años es evidente por los ejemplos de Rusia y EEUU que el mundo, la población y los partidos, no se dividen en derecha e izquierda, sino entre personas que creen en la coerción del Gobierno, y personas que creen en la libertad.

Tiranía contra libertad

Estatistas contra libertarios

Globalistas contra individuos

Mercenarios contra objetivos


Las personas que creen en un Gobierno coercitivo, creen en que el Gobierno es un ente sobrenatural que todo lo sabe y todo lo puede y que sus intereses están por encima de cualquier derecho individual. Nada de lo que dice el gobierno, puede ser cuestionado ni lo más mínimo, y en el colmo del disparate, se atreven a defender leyes y estados de alarma ilegales e inconstitucionales.


Las personas que creen en las libertades individuales, creen que los derechos fundamentales están por encima de cualquier otra cuestión y que el Gobierno no solo debe respetarlas sin reparos sino que el orden constitucional es la herramienta necesaria para evitar los abusos del Gobierno. La Ley natural, está por encima de la voluntad de los políticos.


El Profeta Samuel ya advirtió a los Judíos lo que pasaría si ponían por encima de todo a un Gobierno: la esclavitud.

San Agustín de Hipona, advirtió que no existe ninguna diferencia entre una banda de piratas y un Gobierno salvo por el tamaño y la legitimidad que pretenden.

Y esto no es más evidente hoy en día: que los Gobiernos se han convertido en mafias infectadas de piratas y ladrones, de mercenarios y comisionistas, y que mientras confiemos por encima de todo en el Gobierno seremos esclavos.


Hemos dejado demasiadas cosas importantes de manera negligente en manos del Gobierno:

1) La Sanidad

2) La Educación

3) La Justicia

4) La Seguridad

5) Los Impuestos

6) La Banca y élites extractivas (agua, luz, etc)

7) La sociedad civil (asociaciones partidos, sindicatos y religiones…)


Siete aspectos importantes de nuestras vidas que hemos dejado en manos del Gobierno y sin las cuales, esta precisa pandemia, no habría sido posible.


Hoy veremos si en EEUU gana la élite Globalista, Satánica y ladrona cómplice de los partidos políticos que arruinan a las empresas y familias españolas, o gana por el contrario una brizna de libertad y el Ser Humano.


Ojalá llegue en España un momento en el que los ciudadanos podamos tomar esa misma decisión, porque la ruina moral y económica, difícilmente va a poder ser superada sin el sufrimiento de nuestros hijos y de nuestros nietos, y de eso ninguno de los partidos políticos que están en el Gobierno ni en la oposición, quieren hablar.

Nos han vendido a sabiendas como al ganado, y como al ganado pretenden mantenernos estimulados y vacunados.

No hay que ser muy listo para reconocer que el ganadero que escabulla y vacuna a sus reses, no lo hace por agradarlas sino para su propio beneficio económico.

El Gobierno nos ha transformado en ganado mostrenco -libre pero con dueño-, y nos ha vendido a las élites globalistas, y no sabemos si para acarrear cargas o para despiece, siendo ya hora de despertar y defenderse.


2,193 vistas7 comentarios
Captura de pantalla 2020-04-15 a las 16.
  • Icono social de Spotify
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram